Pisos de segunda mano 

Las viviendas de segunda mano son aquellas casas que ya han sido transmitidas en algún momento. Normalmente serán viviendas que ya han sido habitadas, por lo que  habrá que prestar especial atención al estado en el que se encuentran y a las reformas que hay que realizar en caso de que sea necesario. No obstante, dentro de la oferta inmobiliaria de viviendas de segunda mano podrás encontrar viviendas de bancos y de particulares que aunque no son de primera transmisión, pero son viviendas a estrenar ya que nunca se han habitado.

En España, la compra de pisos usados es considerada una gran inversión, de hecho gracias a la re-activación del mercado de pisos de segunda mano aumentó el dinamismo del mercado inmobiliario que había estado estancado desde el 2008.

Una vez que usted se decida por comprar una casa, siempre existirá la duda entre la adquisición una nueva o una ya usada. Y es importante saber cuál es la que no conviene según nuestras necesidades, por ellos debemos comprender cuales son las ventajas y desventajas de ambas tipologías.

Situación del inmueble, es el factor más importante al determinar el precio y por supuesto el estilo de vida de quien la compra. Los pisos nuevos normalmente suelen contar con zonas comunes como jardines, áreas deportivas, parques, etc. Mientras que los inmuebles de segunda mano suelen encontrarse en los centros de las ciudades, es decir, en zonas más consolidadas, y con más cantidad de servicios.

El precio, en la mayoría de los casos, las viviendas de segunda mano son más económicas que las nuevas, y digo en la mayoría, porque hay casos en los que los pisos usados cuentan con reformas que elevan su costo, por eso no siempre lo usado es lo más barato.

En contraparte al punto anterior, la vivienda de segunda mano puede necesitar presupuesto adicional para reformas, mientras que la nueva está dispuesta para estrenar. Sin embargo con la de segunda mano, las reformas se realizarán según los gustos del comprador.

En el caso de los pisos de segunda mano, el precio por metro cuadrado es más económico (en la mayoría de los casos), por tanto se puede comprar un piso más grande, ya que los metros cuadrados de las viviendas nuevas son más costosos, se necesitará más presupuesto si se desea adquirir una vivienda espaciosa.

En cuanto al momento de la mudanza, si la vivienda es nueva la mudanza puede ser inmediata, mientras que en un piso usado que necesita reparaciones, no. En algunos casos las reformas se pueden hacer incluso ya viviendo en el inmueble.

Gastos, las viviendas nuevas suelen estar situadas en conjuntos residenciales con jardines, piscinas, etc., por tanto los gastos anuales serán más elevados.

Una vez aclaradas las principales diferencias, entre los pisos nuevos y de segunda mano debemos resaltar cuáles son nuestras necesidades, exigencias y por supuesto presupuesto,  teniendo en claro lo que queremos resulta más fácil saber cuál de estas dos opciones se ajusta más a nuestra realidad.