Joyas de segunda mano

Si bien es sabido que el mercado de segunda mano es muy amplio, el caso de las joyas es un tema más delicado, pues se presta con mayor facilidad para la falsificación y la estafa. Por este motivos la recomendación principal, sea cuál sea la acción que desee realizar (vender o comprar), es dirige a una joyería o centro de cambio establecido, legal y de confianza. En estos lugares se puede realizar la valoración de las prendas y existen menos posibilidades de sufrir estafas.

Con la primera recomendación en consideración, lo siguiente es si deseamos vender o comprar joyas de segunda mano. En algunos casos lamentablemente, es necesario buscar en los joyeros, algunas prendas que nos ayuden a tener liquidez y salir así de las apretadas deudas.

Si queremos vender, el paso a seguir es consultar el precio. Los elementos a considerar, son el peso, material y por supuesto el monto que paga el establecimiento por ese material determinado, es decir, si se trata de una prenda de oro, cada establecimiento tiene una tasa a cancelar por cada gramo de oro y según la pureza del mismo. Es importantísimo visitar varias casas de cambio, ya que los precios pueden variar hasta en un 400%, la regla principal es no irse a la primera, ni a la segunda. La ventaja de usar una casa de cambio confiable es la transparencia de la transacción, sabiendo que al recibir una buena oferta, es seguro vender la joya.

Ahora bien, si lo que deseamos es comprar joyas de segunda mano, el proceso se extiende un poco más, porque aquí somos nosotros los que debemos constatar el estado y originalidad de la joya, así como también la cantidad que debemos pagar por la misma.

Una vez que tenemos claro el tipo de joya que queremos, el material y demás características pertinentes, el primer paso sigue siendo el mismo, podemos ayudarnos con los precios ofertados por los establecimientos dedicados al cambio, para saber cuánto es lo máximo y lo mínimo que deberíamos de pagar.

Al comprar una joya tenemos que asegurarnos de que lo que nos están ofertando es verdadero, por lo que mientras más costosa sea, es importante exigir un certificado de valoración al vendedor que especifique el valor de la prenda, y de considerar necesario, consultar con un experto, para que nos de fe de que la prenda es original (mientras más valiosa la prenda, más trascendental es este paso).

En el mercado de la segunda mano, uno de los productos a los cuales se les nota menos físicamente el uso, es a las joyas, por ejemplo las piedras preciosas pueden tener años de uso, pero luego de limpiarlas adecuadamente, lucen intactas. Otra opción bastante usada es comprar una prenda con el fin de utilizar las piedras y colocarlas en otro material, obteniendo una pieza totalmente nueva, ahorrando algo de dinero.

 

En la última década ha existido un problema con los metales preciosos, y es el precio, especialmente del oro, es por esto que quizás a la hora de realizar un regalo optemos por la medida más económica, comprando una joya usada que seguramente lucirá igual de hermosa, como si estuviera nueva.